Evidencia científica VS Autopercepción. No estamos locos, que sabemos lo qué queremos

Así comenzaba la canción de Ketama, “No estamos locos que sabemos lo que queremos, vive la vida igual qué si fuera un sueño pero que nunca termina, que se pierde con el tiempo, y buscaré…”, y realmente los creadores y promotores de la Agenda 2030 no están locos y saben lo que quieren perfectamente y lo grave es que lo están consiguiendo y cada día buscan nuevas formas de convencer a los débiles.

Otra cosa es que las personas que se están viendo influenciadas por dicha agenda sepan realmente si están cuerdos o no, y si su autopercepción es real o simplemente condicionada por los artífices de la misma.

Últimamente tenemos conocimiento de personas que manifiestan circunstancias que no hace mucho nos habrían sonado a locura o trastorno mental cuanto menos, pero que hoy en día intentan que las aceptemos como algo normal, serio y coherente; circunstancias que están destruyendo nuestra sociedad actual para transformarla en una “nueva normalidad”.

Y así oímos de una madre indignada porque su hijo de 5 años se auto percibe como gato, tiene un problema en la piel y ella, como mamá de la nueva normalidad no pide cita al pediatra sino al veterinario, por supuesto, ya que su hijo humano, con genes humanos y apariencia de humano, ha de ser tratado por un veterinario cual si fuera un gato con genes de gato y apariencia de gato, porque se auto percibe como gato y su auto percepción es superior a la evidencia científica. Claro está que el veterinario, con dos dedos de frente y mucha coherencia le dice que no le puede tratar porque “no es un gato” y la mamá se muestra indignada por la falta de profesionalidad del veterinario, que, en esta nueva normalidad puede tener problemas con la ley por no tratar como gato al niño.

Aparecieron varios casos de hombres de entre 35 y 60 años que se auto perciben como niñas de 9. Lindos hombres con barba y desarrollados atributos sexuales masculinos que se sienten niños o niñas de 9 años y que, por lo tanto, en esta nueva normalidad, van a clase con los niños de su edad, juegan con ellos, van al baño juntos, y juegan a mamás y papás.

Por supuesto, la auto percepción es científicamente superior a la evidencia de que son hombres adultos, y se puede tener un problema con la ley si se duda de que realmente son niños de 9 años, porque se puede cometer un delito de transfobia. Y no se te ocurra pensar y mucho menos expresar tu opinión de que tal percepción pueda deberse a un trastorno mental o que puedan ser pederastas encubiertos que aprovechan la nueva normalidad para acceder a los niños.

He llegado a ver un vídeo en el que una chica trans, con genes de hombre y apariencia de hombre se quejaba de que había quedado con un chico heterosexual y que estaba “indignada” porque el chico la había rechazado porque no era una mujer, entiéndase como las de siempre, las que nacen mujer, tienen genes de mujer, órganos sexuales de mujer y apariencia de mujer; y comentaba que le iba a denunciar por transfobia ya que “ella”, decía, también era una mujer y a ese chico le tenia que gustar como las demás.

Entiéndase que respeto cualquier forma de autopercepción y que cada uno es muy libre de vivir su vida con sus creencias y percepciones, pero de ahí a “querer hacer comulgar con ruedas de molino”, hay una línea que es infranqueable. No se me puede pedir que acepte que un señor de 50 años es un niño y que le deje jugar con mi hija de 8 como si fueran dos niños, no se me puede pedir que tenga relaciones con una mujer trans, con un pene, cuando a mí me atraen las mujeres de siempre, sin pene, y soy yo el que decide si me llevo una cosa u otra a la boca.

Nos encontramos una madre muy progre mostrando vídeos en los que exhibe orgullosa a su hijo de 6 años como una niña trans muy feliz. Seamos serios y no destruyas la vida de tu hijo, si un niño de 6 años menciona las palabras “trans género” es porque un adulto le ha hablado de ello, y si afirma ser una niña trans es porque un adulto se lo ha metido en la cabeza, porque en la infancia uno no se preocupa de asuntos de mayores y mucho menos de auto percibirse como chico o chica.

¿Y que decir de la chica de treinta y tantos años que había denunciado a sus padres porque no le habían pedido permiso para concebirla y ahora se veía obligada a trabajar para poder vivir?

Aunque estoy pensando, que aprovechando todo este desastre, y como quiera que, en estos momentos la auto percepción supera la evidencia científica, y el pensamiento débil se lo cree todo, me estoy auto percibiendo como “la primera mujer tans, lesbiana y Presidenta del Gobierno de España”, así que os voy a dejar porque he de comunicarme rápidamente con su Majestad el Rey Felipe VI para indicarle que no busque ya más entre los políticos, pues debe nombrarme a mí como la primera mujer trans, lesbiana y Presidenta del Gobierno de España, ya que es mi auto percepción y ninguna evidencia científica puede cuestionarla o sería un delito de transfobia.

Os prometo que voy a hacer unas leyes muy chulas a base de Decretos como nos ha enseñado Pedro Sánchez, el actual Presidente en funciones, pero yo seré más innovador y chachi, ya veréis.

Mateo
Presidente Asociación Policías por la Libertad
presidente@policiasporlalibertad.com

1 Comentario

  1. María

    Buenas noches, lo primero agradeceros la labor que estáis haciendo, en vuestra posición, debe de ser muy difícil decir este tipo de cosas. Sois muy valientes! El año pasado, en el colegio de mi hija, la tocó leerse un cuento llamado “Ahora me llamo Luisa”. Ese cuento, además, lo leyó toda la clase. Estoy hablando de niños de 6 años. El cuento básicamente, trata de un niño que de repente un día se siente niña y quiere que la llamen Luisa y los amigos lo tienen que aceptar tal y como se sienta… Sinceramente, hasta hace muy poco no me di cuenta de todo lo que estaba pasando y digamos como que ahora he abierto los ojos y no le di importancia y ahora veo lo indignante que es que enseñen este tipos de cosas a niños de 6 años cuando ellos no piensan en nada de eso y ya les están haciendo ver que pueden ser lo que quieran. Si me vuelvo a encontrar con esta situación, qué debería hacer para denunciarlo? Muchas gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policías por la Libertad

La asociación Policías por la Libertad está compuesta por policías nacionales, policías locales, guardias civiles, mossos d’esquadra, ertzaintzas, policía portuaria, bomberos, militares, vigilantes de seguridad y ciudadanos.

Pie SEO - Sonia Vescovacci
error: ¡¡El contenido está protegido!!